domingo, 26 de febrero de 2017

Los 3 años de El Santo

Te escribo esto a días de cumplir 3 años y de tener un hermanito. Dicen que cuando nazca te veré taaaan mayor. Así que te dejo estas palabras para que no se me olvide lo fantástico que eres y para que tú, cuando lo leas, lo sepas.
🌟eres un niño maravilloso
🌟nos encanta lo cariñoso que eres
🌟pero también eres independiente
🌟solo das besos a tus padres, sobre todo a mí, por todo el cuerpo. Tantos que se ve que no te sobran para otros aunque alguna vez alguno regalas
🌟te apasiona tocarme la cara constantemente (con esas zarpas tan limpicas que sueles gastar 😵)
🌟aunque mal dormidor hasta hace dos días, no te has puesto (casi) malito en 3 años (será tú forma de conseguir que hayamos sobrevivido)
🌟eres un niño muy juguetón
🌟tienes una capacidad de adaptación estupenda
🌟eres tremendamente sociable. Siempre, siempre buscas hacer algún amiguito con el que jugar
🌟nunca has pegado o molestado a ningún niño. Al menos no lo hemos visto ni nos lo han comentado en la guarde. Eres un poco Gandhi en ese sentido; cuando te han empujado o pegado, sencillamente te has retirado
🌟desprendes felicidad y alegría aunque tienes momentos de bipolaridad absoluta que nos desconciertan. Vamos aprendiendo a entenderte y creo que tú a nosotros también
🌟hemos pasado un par de rachas de rabietas abrumadoras pero tal y como llegaron se fueron, no duraron más de una semana. Ahora bien, no fueron breves (o a mí se me hizo eterna cada una de ellas) pero sí muy intensas. Supongo que nos volveremos a encontrar y espero hacerlo cada vez mejor
🌟te gustan mucho los cuentos, no perdonas la lectura por la noche, así como los animales
🌟eres muy cantarín y entonas divinamente
🌟también hacer lanzamientos de todo tipo de objetos al grito de "al sieloooo" con el correspondiente peligro para las cabezas y ojos aledaños
🌟charlas por los codos y muchas cosas aún se te entienden como si de ahí salieran las palabras, la verdad 😂😂 🌟te dejas cortar las uñas divinamente  👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻 (ole tú)
🌟lavar los dientes ya es otro cantar; lo pides pero te dejas hacer bien poco. Ya usas cepillo eléctrico (para que nos cunda algo básicamente)
🌟comes muy bien (cuando quieres) pero sobre todo te chifla la leche, las aceitunas y el queso pestoso
🌟todavía somos amigos íntimos del pañal. Todo se andará
🌟ya duermes en la cama (hace algunos meses) y tapadito (al menos un rato). Antes era como si te cubriéramos con pinchos o algo 😜
🌟tienes un pinrel talla 25
🌟cada día que pasa te quiero más y siento más complicidad contigo
🌟me haces sentir buenamadre

Espero que cuando esto se publique, ya conozcamos a tu hermanito y, sobre todo, deseo, que lo lleves lo mejor posible. Es un cambio muy grande para todos, pero más para ti. Ahora bien, ¡verás lo que mola cuando pase un tiempo!

¡Felices 3 años, hijo! Te quiero 💕💕

En tus siguientes cumples me gustaría hacer lo mismo pero que fueras tú el que te describieras a través de unas preguntas que repitiéramos anualmente. Mola, ¿no?

9 besos y 1 abrazo

Puedes encontrarme en

Facebook: Nueve meses y un día después

Twitter: @nuevemesesundia

Instagram: @9mesesy1diadespues


Mi casa ;)



Si os mola, podéis compartir el post pulsando la imagen de un sobrecito que veréis justo aquí debajo. O desde cualquiera de mis redes (que tenéis justo más arriba). ¡Os lo agradecería mucho, mucho, muchooooo!😍😍


jueves, 23 de febrero de 2017

Facilitadores en la vida con hijos: hoy no toca ducha

Nosotros no duchamos a El Santo a diario. De nunca. Y menos cuando era bebé ya que, al parecer, el baño diario está desaconsejado, sobre todo en los primeros días y semanas.  Bueno, en verano sí cae ducha diaria, porque donde vivimos no tiene nada que envidiar al desierto de Acatama y claro, está más suciote, o cuando va al parque con ropa de primavera-verano, que trae roña everywhere. Y si vamos a la piscina o a la playa pues también cae ducha diaria. Pero claro, culete, cara, manitas y demás si que hay que darles un agüilla, ¿no? El lavado del gato, vamos. Y qué me decís de ese niño recién bañado que hace lo que vulgarmente se conoce como "cagarse sobre limpio". O bien por la mañana cuando hay que salir disparado. Estas cosas tan bonitas que nos pasan a todos. Pues bien, hoy os comparto un mierdertruco que nos da buen resultado porque, por muchas toallitas que uses, eso es un poco el lavado del gato, pero del gato cochino. Amén de lo contaminantes que son, esa es la realidad, queramos o no. Y cuantas menos usemos, pues mejor.


Hace tiempo vi un producto que es como una especie de limpiador sin aclarado y me pareció buena idea para llevarlo a mano y usarlo cuando se manchara a lo grande o para las manitas si comíamos fuera y no se las podíamos lavar (ay, esos baños sin papel y sin jabón qué asquito más grande). Pero luego descubrí su potencial jejeje. Y, la verdad, le estamos dando bastante uso. 
Ahora no encuentro el que hemos estado usando, que es de Mustela. Así que me he hecho con otro de la marca BYPHASSE (ni flores). Este último es mucho más barato, vamos que vienen 200 mililitros más y cuesta menos de la mitad. Pone que es agua micelar, concepto que acabo de descubrir para mí y me ha encantado. Ambos huelen muy bien y, se supone, no tienen productos chungos, al menos de los que yo conozco, léase parabenos y phenoxyethanol.


Una solución estupenda para fuera de casa o para cuando somos los padres los que nos queremos ir de casa porque ya es tarde, la criatura está reventada y cualquier mete a un gato en la bañera.  😂😂

¿Conocíais estos productos? ¿Os mola la idea u os parece muy guarreindongueich?


9 besos y 1 abrazo

Puedes encontrarme en

Facebook: Nueve meses y un día después

Twitter: @nuevemesesundia

Instagram: @9mesesy1diadespues


Mi casa ;)



Si os mola, podéis compartir el post pulsando la imagen de un sobrecito que veréis justo aquí debajo. O desde cualquiera de mis redes (que tenéis justo más arriba). ¡Os lo agradecería mucho, mucho, muchooooo!😍😍




lunes, 20 de febrero de 2017

Madre no hay más que una (y como la mía ninguna)

Pues si hace un par de semanillas le dedicaba un post a mi padre por su cumpleaños, hoy le toca a la doña, a mi santa madre que a todos nos aguanta, con sus cosillas también, claro. Je,je,je. Hoy es su cumple, cosecha del 56.
No ha tenido una vida fácil, pese a lo que pueda parecer, lo que le ha hecho ser fuerte, tal vez demasiado, y enrocarse un poco si bien eso a la vez se ha convertido en generosidad y dación a los demás. Excesiva para mí, que soy un poco rancia.
Mujer dulce donde las haya, pendiente de los demás constantemente y capaz de dejar su disfrute para goce ajeno. Pero madre, si lo que nosotros queremos es que te sientes, que estés descansada aunque haya pelusas, que quieras estar y salir con nosotros y que se rompa la puñetera magia,como tú dices, si nos levantamos todos a recoger. Que además no se rompe porque si recogemos todos, seguimos de charleta.
Madre de tres hijos, enfermera de profesión pero más apasionada de la historia y del arte. Lo mismo te explica la catedral de Santiago de Compostela que la mezquita-catedral de Córdoba. Y lo vive. También cuidadora nata, y no creo que solo derivado de su profesión. Estoy segura de que fue, ahora no ejerce, la típica enfermera que te toca y piensas "he triunfao como la Coca-cola". Ella siempre comenta, y no me saquéis esto de contexto, que sí, que hay pacientes maleducados y mala gente, pero que si se trata bien a las personas es más difícil que pierdan los papeles y la líen. Entiende que un paciente y sus familiares están en un momento muuuuy delicado y que no solo hay que atender las necesidades del cuerpo sino también las del ánimo. Encima estaba como un tren. Que está fantástica ahora también pero es que era "la enfermerita rubia" y eso no es cualquier cosa. Vamos, que recién parida, RECIÉN, de mi hermano mayor hay una foto en casa, que ríete tú de Lady Di (se parecían muchísimo y llevaban el pelo igual, las modas de la época).

Creo que mi alta autoestima (casi siempre que una no es de hierro) se debe en un altísimo porcentaje a que siempre me ha transmitido cosas positivas sobre mi persona. Vamos, es que estás un rato con ella y te sientes un híbrido de Claudia Schiffer (qué antiguo, ¿no?) y Albert Einstein. Un cerebro con largas y esbeltas piernas. Luego te recompones y das cuenta de que no es para tanto, pero el gustito se te queda.

En mi anterior postparto fue mi ángel de la guarda, mi salvadora. No sé qué habríamos hecho sin ella. Sobrevivir, claro, pero no habría sido lo mismo. Reconozco que pedí su ayuda antes de parir, pero ingenua de mí pensé que no la necesitaría (sí, del verbo necesitar) tanto tiempo. También creí que sería más difícil la convivencia tantos días, en el mediometrocuadrado que habitamos, hora tras hora. Pero que va. Y el yerno tampoco se quejó así que. Ella sabe perfectamente dónde estar. Por ejemplo, al salir del hospital, se fue a comer solita para que hiciéramos la entrada estelar en casa los tres solitos. Detallazo, ¿o no? Se encargaba de mí, no del niño. Bueno, sí, pero porque yo al principio no podía. Lo que quiero decir es que no era la típica madre que no te deja hacer con tu propio hijo. Era como tener una salus pero que te quiere de verdad jajaja. Fue una suerte contar con ella como "personal sanitario" para el tema curas y demás, que me daba un yuyu tremendo. Su apoyo en la lactancia, que tuvo unos comienzos bastante tremendos, fue crucial también. Me acompañó a talleres y al grupo de apoyo. Y la gestión logística doméstica se la comió también la pobre. Ella no tuvo ayuda, me cuenta, se vio sola la pobre. No me lo quiero ni imaginar. Tan jovenzuela. Con un par la tía. Que no había ni lavadoras, señores.

Siempre dice que nos "reímos" de ella, pero es que tiene cada cosa. Entre las típicas frases de madre (que yo empiezo a usar también) en las que se inventa la mitad y que nosotros tenemos mucha guasa...

Gracias por ser mi madre. Gracias por parirme, que cuando lo viví en mis cannes ya sabes que flipé. Cuando una lo pasa, le cambia la perspectiva. Gracias por estar a mi lado toda mi vida. Intentaré ser menos rancia. 💕💓

Madre, te quiero con locura, lo sabes. Sigue aguantándome, por favor, y no me castigues con el látigo de tu indiferencia cuando te mosquees conmigo. 😜😜. Eres la mejor madre del mundo y una abuela genial, divertida y cariñosa. No te mueras nunca tú tampoco, que a ver a quién llamamos para saber qué nos tenemos que tomar cuando estamos malitos y a quién le cuento yo mis rollos. Ah, una última cosa, por favor, por favor ¡ten el móvil con batería y cógelo cuando te llame! Y más ahora, que estoy a punto de parir.😜 😜 

9 besos y 1 abrazo

Puedes encontrarme en

Facebook: Nueve meses y un día después

Twitter: @nuevemesesundia

Instagram: @9mesesy1diadespues


Mi casa ;)

"Jartón" de llorar recopilando fotos y viendo el vídeo que les hice por su 40 amiversario.. Y descojone también porque es que las poses del señor son de órdago. Pena, por discreción, no poder subirlas

Si os mola, podéis compartir el post pulsando la imagen de un sobrecito que veréis justo aquí debajo. O desde cualquiera de mis redes (que tenéis justo más arriba). ¡Os lo agradecería mucho, mucho, muchooooo!😍😍


viernes, 17 de febrero de 2017

Habitación para dos: la organización es poder

Como ya he comentado, vivimos en mediometrocuadrado. Monísimo, a nuestros ojos, y comodísimo. Por eso, aunque se vaya a ampliar la familia, ni nos hemos planteado mudarnos aunque vamos a estar pelín apretadillos. Además, somos muy de calle. 😜😜
Pero, claro, sí que hay que reorganizar todo porque en el mismo espacio tienen que entrar las cosas de otro miniser. 
Desde que fui madre me di cuenta de dos cosas: nunca se es suficientemente rica ni se está suficientemente delgada. Jajaja. Que no. Esta gilipollez la dijo otra persona (Chanel, concretamente según tengo entendido. Igual porque no tuvo hijos). Lo que yo he descubierto es que nos sobran la mitad de las cosas que tenemos y que siempre hay espacio, es cuestión de orden y de organización. Y cuando me he puesto a colocar todo lo de El Nuevo, he confirmado la segunda afirmación. La primera la confirmo casi a diario. En el mismo espacio de almacenaje que había, un armario y una cajonera en el cuarto de El Santo, ahora están sus cosas y las de su hermanito. Y tampoco están a presión, que conste. Y todavía, de los tres cajones de la cajonera, hay uno que sobra. Bueno, con 4 cosas pendientes de ubicar en su sitio.
Para ello he hecho algunos cambios, lógicamente. Vacié la cajonera y prácticamente el armario, y le di un limpiadico, que nunca viene mal. Establecí divisiones imaginarias, en plan paralelos y meridianos y dije pues lo de El Santo aquí y lo El Nuevo aquí. Y esto es lo que hay así que apáñatelas.
A la izquierda, cajón de El Nuevo. Con todo lo no colgable que en el caso de bebés bebés es casi todo. A la derecha, cajón de El Santo. En cada cajita de ambos está la ropa por categorías, que es más fácil de ordenar y, sobre todo, de localizar. Dobladita en vertical, que cabe más y se ve todo lo que hay.
A la izquierda la parte del armario de El Nuevo. Hay colgadas cosas que podrían estar dobladas, como bodys, pero no caben en el cajón. Y aún tenemos esa balda libre: gallifante para mí. 👌👏 A la derecha, la parte de El Santo. En las baldas inferiores hay muselinas, mantitas...

Sí que es cierto que tengo una caja desastrosa ahora mismo... Normalmente tengo un aparte con ropa de más talla, que voy revisando periódicamente. Esa es esa caja pero reconozco que he metido bastante morralla así que hay que darle un repaso.

También hemos puesto un mueble nuevo, concretamente una estantería que quedara a la altura de El Santo para colocar ordenadamente sus juguetes que, después de Navidad se han reproducido por esporas o algo. Y eso que, comparado con otros peques de su edad no tiene tantas cosas.
Es el modelo TROFAST (en el 90% de los hogares españoles con niños) de IKEA pero con baldas en lugar de cajas. Creo que obliga a estar más ordenado, lo cual es un arma de doble filo, en lugar de lanzar las cosas a las cajas.

Otro cambio que hemos hecho, aunque no era necesario hacerlo ahora, ha sido la cama. Tenía pensado poner una cama compacta. ¿Por qué compacta? Porque me parecía la opción más viable. Las nido son más baratas pero hay que andar todos los días subiendo la cama y, además, pierdes espacio de almacenamiento. Litera imposible ya que en mitad de la habitación hay una pedazo de ventana. Hasta dentro de mínimo un año no haría falta tener dos camas en la habitación, pero con eso de la espera estoy todo el día inventando para estar entretenida y empecé a mirar modelos. Total que surgió una oferta buena y nos liamos la manta a la cabeza. Además, más fácil gestionarlo como monomadre que yendo a ver camitas cargando con dos. ¡Una cosa menos!

A la izquierda la antigua cama. Hemos perdido 15 cm ya que la nueva es de 90 cm de ancho pero hemos ganado la cama de abajo. Bajo la antigua teníamos cuatro cajas con ruedas y ahora dos cajones en los que yo creo que caben más cosas. Uno está casi vacío. Cómo me gusta. 😜😜

El Nuevo estrenará una minicuna de colecho muy chula. Luego la puedes convertir en banquito, juguetero o mesita, lo cual es genial porque la vida útil de una minicuna no suele llegar a más de 6 meses así que es casi peor inversión que comprarse un coche. La idea luego, en función de cómo duerma (rezamos y rezamos para que no sea como su hermano mayor) es que pase a la habitación compartida donde aún está la cuna, mamotreto que estamos deseando quitar de en medio pero que no hemos desmontado porque pa qué. El Santo es que la ha usado hasta hace algunos meses. Luego simultaneaba cama y cuna, elegía el gachón según le apetecía. Si vemos que El Nuevo es igual de maldormidor pues pasaremos la cuna a nuestro cuarto el tiempo que haga falta. Supongo que los segundos espabilan antes así que nuestra esperanza está, no solo en que duerma bien sino también en que pase pronto a la cama. Qué fe tenemos, ¿eh?


También le hemos añadido una balda a la habitación. La compré en Leroy Merlin y es que me pareció tan mono el color y quedaba tan bien con la nueva gama cromática nueva (que de diseñadora de interiores queda esto, ¿no?)... Así nos caben más cuentos y aprovechamos ese hueco muerto (debajo está otra balda y debajo el radiador peor ubicado de la historia.

Luego, en mi línea inventora para entretenerme en la llegada de El Nuevo, he cambiado un poquito la decoración. Supongo que he vivido una especie de síndrome del nido. Simplemente he comprado una colcha para el verano, meramente decorativa porque aquí te dan ganas hasta de quitarte la piel en las noches de canícula, nuevos cojines a juego y fundas de edredón en la misma gama. No ha sido hasta ahora que le hemos puesto edredón al pollo porque, como a muchos peques, era taparle con algo y parecer que le estábamos echando hierro fundido por encima.

Y eso es todo, amigas. Querer es poder y si donde comen dos comen tres, donde viven tres viven cuatro.

 ¿Os gustan la ideas y los cambios? 

9 besos y 1 abrazo

Puedes encontrarme en

Facebook: Nueve meses y un día después

Twitter: @nuevemesesundia

Instagram: @9mesesy1diadespues


Mi casa ;)


Si os mola, podéis compartir el post pulsando la imagen de un sobrecito que veréis justo aquí debajo. O desde cualquiera de mis redes (que tenéis justo más arriba). ¡Os lo agradecería mucho, mucho, muchooooo!😍😍

jueves, 16 de febrero de 2017

No me gusta estar embarazada

Nunca he tenido un instinto maternal exacerbado. De hecho, tener hijos no era una cuestión que me planteara. Cada cosa tiene su etapa, al menos para mí pero, la verdad, ni siquiera lo hablé con el padre de mis criaturas antes de casarnos lo que podría haber traído conflictos en caso de que alguno quisiera rajarse.

Tampoco me parecía que el embarazo fuera una cosa ideal y preciosa, pero es que vivía yo muy alejada del mundo de la maternidad pese a dedicarme a la educación, que hacía sí que me acerca al mundo infantil pero desde otra perspectiva. Y ahora mírame, con infulas blogueras en la temática maternal. Quién me lo iba a decir. Je,je,je.
En definitiva, que ni embarazo, ni bebés, que a mí eso no me llamaba la atención si bien tampoco me repelía. Simplemente vivía ajena a este mundo. Y descansada, y joven, y lozana... Qué tiempos.
Y, la verdad, lo agradezco, porque nunca me hice una idea edulcorada de ello, aunque tampoco te puedes imaginar lo duro que puede llegar a ser.
Concretamente el embarazo, que es de lo que vengo a rajar hablar aquí. Es verdad que lo hago resentida, porque este embarazo, aunque sin nada grave afortunadamente, está siendo pelín mierder. El de El Santo, sin embargo, fue bastante bueno, quitando las típicas molestias del primer trimestre y la incomodidad ballenil de las últimas semanas.

Lo que no me gusta del, mal llamado, estado de buena esperanza:

-pierdo mi cuerpo y me pongo como un sollo. Entono el mea culpa, por supuesto. Dónde quedó el imaginarme ideal con modelitos monísimos marcando barriga... Lejos, muy lejos, allá por el primer mes del embarazo de El Santo. Qué penica, por Dios. Por suerte, luego los perdí, lentamente eso sí. Espero que me ocurra lo mismo esta vez. Y que el verano no me traicione que fue lo que me pasó después de recuperar mi peso jajaja. Pero después 
-malestar del primer trimestre: sueño mortal, naúseas... 
-dolores varios que hacen el día a día más cansado
-que se sobreentienda que, como no es una enfermedad, tu ritmo de vida y posibilidades, sean las mismas que cuando no estás encinta. Yo creo que las embarazadas deberían estar protegidas como especie en vías de extinción o algo similar (en mi caso como un cetáceo). A la baja tasa de maternidad me remito además. Hay mujeres que sí pueden mantener un ritmo similar pero observo que hay presión para dar el do de pecho a tope de power. Igual es una presión que sale de nosotras mismas, no lo tengo claro del todo, pero creo que también proviene de la sociedad.
-la acidez. En el primer embarazo tuve la típica de los últimos meses. En este la típica de todo el embarazo. Ah, no, que esa no existe. Bueno, en mí sí. Hay que vivirlo para saberlo. Porque, además, conlleva, al menos en mi cuerpo serrano, naúseas y vómitos. Qué bonito todo. Me quedan 5 días para la fecha probable de parto y sigo igual.
-que no se me ponga el famoso "pelazo". Lo tengo igual de encrespado que siempre y se me cae a cascoporro como siempre también.
-que me toquen la panza desconocidos. Pero vamos a ver, cuándo hemos comido tú y yo juntos. ¿Te toco yo acaso a ti algo?
-que opinen del tamaño de la barriga. Señora, tengo la que tengo y punto. En el mismo día te pueden decir desde que qué pequeña hasta que tienes mucho "vientre" (muerta me quedé, que fina ella).
-el estreñimiento. Si bien en este embarazo, aunque quedan los días claves, lo estoy llevando muuucho mejor, el baño y yo hemos tenido algunos encuentros muy tremendos
-dificultades de movimientos como os comenté en este post de cosas que no te apetecen en el último mes de embarazo
-las medias de compresión, de las que también hablé en el anteriormente citado post. Ponérmelas cada día es un espectáculo circense. Con ustedes, la foca monje. Son de una prietez tremenda, menos elásticas que un ladrillo y con la barriga de por medio acabo sudando como un pollo. Y ya con El Santo pululando y achicharrándome a "maaaami, maaami, vente" y demás... Un auténtico show.

Lo que sí me gusta del embarazo (no todo iba a ser malo):

-que me salgan menos pelillos. Bieeennnnn. La depilación dura, y dura y dura, como las famosas pilas.
-que me miren bonito, con cariño y me pregunten. Esto mola mucho. Innegable
-notar al churumbel. Esto es preciosooo. Este viene con energía y rollo de gimnasta porque lo siento en extremos opuestos de la barriga a la vez.
-que la gente me cuente espontáneamente sus rollos de padre/madre, sus embarazos... con sentido del humor. Ni moñerismos (puaj), ni dramatistmos.
-que no se me ensucia el pelo naaaada. Yo que soy de lavarlo día sí-día no como mucho, estoy encantada.

Ahora, es parir y se acabó el chollo. Ya solo miran al niño. Bueno, a mí me miran mis conocidos en plan "oh, Dios mío, se ha comido a sí misma". Y los pelos aparecen y se ensucian de nuevo cuando menos tiempos y ganas tienes de luchar contra ellos. Pero en el postparto (yo diría que hasta el año de vida de la critura) creo que se nos tiene que perdonar todo. 😜😜

Antes de quedarme embarazada de nuevo en algún nanosegundo cuando alguna amiga o conocida estaba embarazada, me producía nostalgia. Eso sí, pasado ya muuucho tiempo del nacimiento de El Santo. Pero, en general, no es lo mío jajaja. Por supuesto esto depende una barbaridad del tipo de embarazo que se tenga. Creo que yo ya cierro el kiosco aunque, nunca se sabe. Igual tengo un parto maravilloso y se me borra el recuerdo de este mierdermebarazo y del primer mierderparto o noparto, como denominé en su momento.


Y, por supuesto, al final , pues sí, el topicazo pero que es totalmente real: MERECE MUCHÍSIMO LA PENA.

Y a vosotras, ¿os mola estar embarazadas? ¿Qué tal fueron o están siendo vuestros embarazos?

9 besos y 1 abrazo

Puedes encontrarme en

Facebook: Nueve meses y un día después

Twitter: @nuevemesesundia

Instagram: @9mesesy1diadespues


Mi casa ;)


Si os mola, podéis compartir el post pulsando la imagen de un sobrecito que veréis justo aquí debajo. O desde cualquiera de mis redes (que tenéis justo más arriba). ¡Os lo agradecería mucho, mucho, muchooooo!😍😍